viernes, 29 de mayo de 2009

LA CASTAÑEDA: XX Aniversario - Entrevista


EL PABELLÓN DE LA CASTAÑEDA
Una entidad rockera y surrealista a 20 años de distancia

Por: Asael Grande

México, D. F. Mayo, 2009:
Es viernes, un día bastante caluroso, es mediodía y la legendaria agrupación de rock mexicano La Castañeda, mejor conocida por el personal como La Casta, nos espera en sus headquarters de la ciudad de México para platicarnos sobre su vigésimo aniversario, que festejan a partir del Festival Vive Latino 09 el día 27 de junio en el Foro Sol, en la ciudad de México.


Integrados por Salvador Moreno (voz), Omar de León (teclados), Oswaldo de León (guitarras) y José Luis “Pepo” Escamilla (bajo), La Casta, quienes en el nombre llevaban su definición conceptual: expresar la locura del ser humano en la gran urbe de asfalto, el pabellón dentro de la locura existencial, se formó en el año de 1989.

Inmersos en un rock teatral, su música (compuesta de los álbumes Servicios Generales I y II, Globo Negro, El Hilo de Plata, Trance, Galería Acústica, Primera Llama) es un recorrido analítico a través de la luz interna y externa del ser humano.

Ataviado de chamarra negra y botas vaqueras, Salvador, Chava, también integrante de Salvador y los Eones, nos invita, previo a la charla con Frecuencia Musical, a conocer el pabellón de producción y escenografía de La Casta: máscaras, antifaces, seres fantásticos que parecen sacados de la ciencia ficción, esculturas, alebrijes, vitrales e instrumentos de la era de la inquisición; escenografías surrealistas, pinturas vivientes, hombres pantalla; un héroe místico de grandes cuernos llamado Murk, trajes cósmicos y galácticos, velas antiguas, desechos materiales que sirven de objeto-arte, y vampiros de metal. Todo esto es parte del búnker de La Casta.

Después de atestiguar y viajar por épocas antiguas, entramos al cuarto de ensayo, donde las paredes han oído los ecos de “Lobo”, “La Estación”, “El Loco” y “Noches de tu Piel”, un cuarto que asemeja una sala de arte, una carpa escénica, pues está rodeada de pinturas de rostros e imágenes abstractas, comandadas por un pequeño retrato en blanco y negro en la que se ve a un Chava en sus inicios, cuando La Castañeda participó en festivales europeos; de la época en la que grabaron su primer vídeo, “Viejo Veneno”.

También están la batería, consolas y guitarras que proyectan su sombra bajo telares de colores que hacen sentir a La Casta más emocionales y dancísticos en sus ensayos musicales, rockeros y performanceros. “…Sí, recuerdo ese concierto que dimos por el Tianguis Chopo, se puso bien loco ” – me dice Salvador al recordarle de la producción titulada “De la Raza, Pa’la Raza”, en la que al interpretar “La Misteriosa”, Chava invita a la gente a ‘pararle’ a los madrazos del slam.

FM: Veinte años ya de La Castañeda en el mundo del rock en México…

La Casta (Chava): “Pues, veinte años de La Castañeda y unos cuantos más de todas las raíces que nos han traído hasta esta etapa, creo que para nosotros el rock & roll ha sido algo natural, ha sido totalmente una forma de vida tal cual, y ya con La Castañeda se consolidan una serie de objetivos, de necesidades, de preceptos que han modificado e influenciado, y se han convertido en nuestra forma de vivir, de ser, de todo, nos ha afectado bastante”.

FM: ¿Cómo era la infraestructura del rock mexicano cuando ustedes comenzaron su carrera con respecto a la actualidad?

La Casta (Oswaldo): “No había infraestructura, las bandas la hacían para la tocada que quisieran hacer en determinado día o lugar, ahora es toda una industria de conciertos internacionales, hay foros, equipo, cuando La Casta empezó se trataba de empezar a investigar todo eso y de proponer con los recursos de la misma banda lo que intentábamos hacer”.


FM: Comienzan su festejo en el Vive Latino…

La Casta (Omar): “Estamos preparando, estamos justamente en la preproducción, en los ensayos y en todo el montaje del Psicótica Circus, que es el espectáculo con el cual van a iniciar una serie de apariciones y festejos esporádicos que inician con el Vive Latino, vamos a estar en algunas plazas de la República, y tenemos planes para hacer un par de apariciones más importantes en el marco de este festejo con un espectáculo completo, tenemos también en mente realizar un concierto conmemorativo de la banda en donde el espectáculo llegue a su cien por ciento”.

FM: … ¿Viene la segunda parte de La Llama?

Chava: “Si, estamos trabajando en eso, la verdad es que sí nos la debemos a nosotros, a La Castañeda, y especialmente al público, se tomó su tiempo, han pasado muchas cosas, y La Casta tiene la peculiaridad de marcarnos un ritmo y de pronto se abren espacios, vienen temporadas de mucha intensidad y creo que a partir del Vive Latino se van a desatar muchas cosas y espero que en este año tengamos preparada la segunda parte de La Llama Doble.”

FM: Sus discos se han caracterizado por un concepto que maneja las sensibilidades del ser humano, ¿qué tanto ha cambiado esto, siguen con las mismas temáticas?

Chava: “Un principio fundamental es el explorar, el investigar, el atreverse, el romper parámetros, y el también ofrecer una propuesta con contenido que trata de estimular la consciencia, la sensibilidad, la creatividad, yo creo que en este próximo disco, La Llama Doble (Segunda Llama) me gustaría retomar y dejar de manifiesto esa característica de la banda; el disco está inspirado en un libro de Octavio Paz que llama La Llama Doble donde explora los misterios del amor, del erotismo y la sexualidad que es un tema importante y se ha tratado con superficialidad, y el libro da material para autoexplorarse”.

FM: ¿Cuál es el proceso de creatividad de La Castañeda?

La Casta (Omar): “Es diverso, afortunadamente pues no tenemos un método, siempre salen las canciones de maneras distintas, a veces las canciones se dan hasta en sueños, han sucedido varios casos así, a veces llevas un trabajo personal y éste se transforma con el trabajo colectivo, y hay veces también que salen ideas en el ensayo , hay muchas canciones que se han quedado fuera de los discos, no todas las rolas llegan hasta el final o hay canciones que se hacen y dan la luz hasta después de unos años, entonces no hay un método específico, las rolas te van indicando el camino por el que ellas quieren ir”.

FM: ¿ A 20 años de distancia, ¿cuáles son las influencias de La Castañeda?

La Casta (Chava): “La Castañeda es un grupo de rock que tiene influencias de movimientos literarios, de tendencias plásticas, propuestas teatrales, no solamente nos limitamos a lo que es la parte del rock, sino que se vierten toda una serie de inquietudes, tendencias e influencias y de propuestas”.

FM: La Casta es de la generación de La Cuca, La Lupita, Santa Sabina, etc. ¿A qué se debe que esa camada de grupos del rock mexicano siga tan vigente, acaso ya no hay bandas con nuevas propuestas?

La Casta (Omar): “Yo creo que sí hay una variedad de bandas, algunas buenas, otras mejores y otras no tanto, pero creo que es muy importante la generación que a nosotros nos tocó vivir, dio pie a muchas cosas y mucha gente que no le tocó vivir en su momento está redescubriendo una propuesta original que tuvo que picar mucha piedra y que de alguna manera contribuyeron a lo que hoy se está viviendo en el panorama del rock, las nuevas generaciones están rescatando eso, volteando a ver qué pasó antes y creo que eso se debe a que bandas de nuestra generación sigan vigentes”.

La Casta (Oswaldo): “Más que nada, esa generación de bandas entraron a los medios o a las disqueras quienes las voltearon a ver, pero agarraron el producto de las bandas con su esencia, no querían transformarlas, esas bandas traían ya un concepto, un trabajo, y tenían ya un sentido, un porqué hacerlo; ahora es el marketing que empieza a manosear el asunto y otra vez de vuelta se encasilla de que hay que sonar de cierta manera para que sean radiables o para que se puedan vender, entonces esa falta de identidad, de consistencia y de espíritu de las bandas no lo he visto en ninguna banda desde hace 10 años”.

FM: ¿Hay espacios para el rock nacional, espacios de libertad?

La Casta (Chava): “Se han cerrado espacios importantes, se ha perdido el contacto directo y visceral con el público, hace muchísimo que no veo que suceda como en aquellos tiempos en la que llegábamos en un tráiler y se cerraban las calles para hacer conciertos, el video de ‘Ciudad Sicótica’ se grabó en la calle, entre los semáforos se hicieron grandes slams, en fin, creo que esa parte del asalto a la realidad se ha suavizado, se ha perdido en cierta forma, y es reflejo de esa entraña que movía a las bandas; de pronto una de las cosas que yo percibo es que ya no sé qué banda es cuál, hay como una cierta monotonía, suenan igual, dicen lo mismo, cantan de la misma manera, y hay una diferencia respecto a las otras generaciones anteriores de bandas”.


FM: Ustedes incorporan el performance, ¿es esto un arma política y de protesta para La Casta?

La Casta (Oswaldo): “Pues no es protesta, más bien era una inquietud plástica de Salvador, tratar de conjugar e inmiscuirse en otras disciplinas artísticas, y en las letras y el contenido de La Casta había muchos personajes que había que darles vida, se prestaba como para que toda esa gama de situaciones se hicieran realidad en el escenario, ahí se conjugaron con “Garra” teatreros, poetas, bailarines, performanceros, pero surgió como una inquietud plática”.

La Casta (Chava): “Siento que La Castañeda es una propuesta que estaba un poco desfasada de su momento esta conjunción de factores plásticos, poéticos y teatrales, pero también están inspirados en la música, en el poder de la banda y siento que en este momento retoma una vigencia importante porque estamos en un punto donde se exige el poner la conciencia por delante, tenemos que darnos cuenta de muchas cosas, y en ese sentido creo que sí hay un cierto factor de revolución interna, así como hay otros movimientos sociales, nosotros nunca nos fuimos al aspecto político y demás porque sabemos que es uno de los aspectos más deprimentes de nuestra realidad, pero sí existe una revolución interna de la conciencia”.

FM: ¿El rock nacional ha perdido sus raíces ideológicas?

La Casta (Chava): “Son movimientos, esta última etapa de bandas tiene una característica más homogénea, más suave, pero el movimiento del rock trasciende sus propias etapas, y tan es así que aquí estamos, y hay bandas anteriores que están sonado, que se están gestando, hay muchas cosas interesantes que vienen en camino”.


FM: ¿Pueden definirse como surrealistas?

La Casta (Omar): “Totalmente, nosotros estamos nutridos de manera individual de muchas otras cosas, además de la música, de toda la corriente de literaria y de expresión surrealista a los nosotros tres nos ha impactado en algún momento de nuestra vida, nos ha dejado totalmente marcado. La gente que se ha identificado con La Castañeda ha logrado percibir lo que se está tratando de decir, que más que una protesta ante el establishment o a la situación social es una confrontación ante ti mismo, y sí se han movido fibras entre la banda, y ese es un factor por el que las nuevas generaciones están volteando a ver, porque de repente hay un cierto vacío en ese espacio, ese es el espíritu que nos mueve”.

FM: Gracias por haber platicado con nosotros…

La Castañeda: “Gracias, saludos en este año de celebración!”

Fotos y Video: Patricia Correa

No hay comentarios: