martes, 30 de enero de 2018

DOS LEYENDAS, UN CONCIERTO: LA FILARMÓNICA DE VIENA BAJO LA DIRECCIÓN DE GUSTAVO DUDAMEL



-Fundada en 1842, la agrupación austriaca se caracteriza por un sonido antiguo, pero lleno de brillo y elegancia
-El joven venezolano es una de las batutas más dinámicas, aclamadas e influyentes en el orbe
-El 4 de marzo interpretarán en el Auditorio Nacional la Sinfonía No. 10 de Gustav Mahler y la Sinfonía Fantástica, Episodios de la vida de un artista de Héctor Berlioz


Orquesta Filarmónica de Viena | Foto: Lois Lammerhuber


Al Auditorio Nacional llegarán dos leyendas el próximo 4 de marzo: la Orquesta Filarmónica de Viena y el director Gustavo Dudamel. La agrupación es símbolo de altísima calidad desde 1842, con una tradición implacable -para integrarse a sus filas hay que ser antes parte de otros conjuntos cuan más rigurosos-, apego irrestricto a instrumentos únicos -como el oboe vienés o el timbal con membrana de piel de cabra- y sus músicos no tienen un director regular puesto que en su podio sólo rotan los mejores del planeta. Por su parte, con 36 años de edad el venezolano Dudamel es desde hace más de una década una de las batutas más dinámicas, solicitadas y admiradas en el orbe.

Juntos estarán en uno de los escenarios más importantes del mundo para brindar la Sinfonía No. 10 de Gustav Mahler y la Sinfonía Fantástica, Episodios de la vida de un artista de Héctor Berlioz. Su presencia en nuestro país se inscribe en una extensa serie de conciertos que arranca en enero y que llevará a los músicos y al aclamado director a Montecarlo, Madrid, Barcelona y Múnich.

Más tarde regresarán a Viena para cumplir citas en salas de concierto y después proseguirán por Nueva York, Nápoles, México, Bogotá, Chile y Buenos Aires. Antes de estar en el Auditorio Nacional, la Filarmónica de Viena brindará presentaciones en el Palacio de Bellas Artes los días 2 y 3 de marzo.


Gustavo Dudamel | Foto: Vern Evans


Linaje, tradición y elegancia
Austriacos son Mozart, Haydn, Schubert, Johann Strauss padre e hijo, Mahler, Schönberg, Bruckner, Webern y Berg. Con semejante linaje es natural que la Filarmónica de Viena sea la más importante de la capital austriaca y, a decir de la revista especializada Gramophone, una de las tres mejores del mundo -compartiendo el podio con la Filarmónica de Berlín y la Orquesta Real del Concertgebouw de Ámsterdam.

Constituida en 1842 para satisfacer la creciente demanda de conciertos en aquella nación, la Wiener Philharmoniker, cuya traducción del alemán significa literalmente "Filarmónicos vieneses", operó desde un inicio de manera autónoma. Entre sus integrantes es habitual encontrar discípulos de antiguos miembros del conjunto e incluso filiaciones familiares. Apegada a la tradición, la Filarmónica de Viena se distingue por un sonido antiguo pero pródigo en brillo y elegancia.

Atenta a las demandas del mundo contemporáneo y modificando reglas establecidas mucho tiempo atrás, la Filarmónica de Viena empezó a incorporar mujeres en sus filas desde 1997 (la pionera fue la arpista Anna Lelkes) y en enero de 2005 la australiana Simone Young se convirtió en la primera mujer en situarse en el podio de dirección.

Desde 1933 la Filarmónica de Viena elige e invita a los mejores directores del orbe; algunos de los más connotados han sido Herbert von Karajan, Claudio Abbado, Carlos Kleiber, Zubin Mehta, Riccardo Muti, Nikolaus Harnoncourt, Seiji Ozawa, Daniel Barenboim, Franz Welser-Möst y Gustavo Dudamel.

Dudamel: Una batuta joven, prestigiosa e incluyente
Los logros artísticos que Gustavo Dudamel ha conseguido a los 36 años incluyen el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2008; ser nombrado en 2011 Artista del año Gramophone e ingresar a la Real Academia Sueca de Música a raíz de sus "eminentes méritos en el arte musical", y ser designado en 2013 Músico del Año por Musical America, uno de los honores más prestigiosos en la industria de la música clásica.

Pero lejos de portarse como "divo" o de sentir que ha cumplido su misión y puede vivir ahora del mero prestigio, el director de origen venezolano es aún capaz de poner a bailar al público más acicalado al ritmo de un mambo tras una sinfonía de Mahler o declarar con candor: "Yo ya soñé esto desde niño: dirigir a las mejores orquestas del mundo, como hacía de pequeño cuando colocaba a los muñequitos músicos en la mesilla de noche de mi abuela y les llevaba de gira por el resto de la casa."

Gustavo Dudamel | Foto: Gustavo Gómez

Dudamel, una de las 100 personas más influyentes de 2009 según la revista Time, nació en 1981 en Barquisimeto, Venezuela. Siendo muy niño comenzó a tomar clases de violín y a los 12 se interesó en estudiar dirección orquestal. En 1999 fue nombrado director musical de la Orquesta Juvenil Simón Bolívar y empezó a realizar estudios con el fundador de aquel conjunto, José Antonio Abreu.

En 2004 Dudamel ganó la primera edición de la Competencia Gustav Mahler de directores de orquesta, que realiza la Sinfónica de Bamberg (Alemania). Luego fue nombrado director musical de la Sinfónica de Gotemburgo (2007-2012), en la que actualmente ostenta el título de director honorario.

Inspirada en las primeras experiencias musicales y de mentoría de Dudamel, en 2012 fue creada la Fundación Gustavo Dudamel, organización benéfica que promueve el acceso a la música como un derecho humano y un catalizador para el aprendizaje, la integración y el cambio social.

El maestro venezolano mantiene una larga relación con la Filarmónica de Viena; en sus palabras: "una de las primeras grandes" a la que dirigió hace ya más de 10 años. En entrevista reciente, Dudamel relató una anécdota que ilustra su relación con esta legendaria agrupación: cuando debutó con la Sinfonía No. 1 de Mahler, el primer violonchelista de la Filarmónica le dijo que su abuelo tocó con el famoso compositor bohemio. "A eso se enfrenta uno cuando dirige la Filarmónica de Viena" ha comentado el director, quien reconoce que ha aprendido "muchísimo" de sus músicos.

Sin distinciones elitistas, el hoy director de la Filarmónica de Los Ángeles afirma que en sus listas de reproducción en YouTube, Spotify y Apple Music hay de todo, "y lo digo en serio: tengo de Shakira a Madonna (las adoro), de Coldplay a Led Zeppelin, de la Filarmónica de Berlín a Filarmónica de Los Ángeles. Me siento en casa con todas las formas de música".

El concierto de la Orquesta Filarmónica de Viena bajo la dirección de Gustavo Dudamel se presentará el próximo domingo 4 de marzo a las 18:00 horas en el Auditorio Nacional. Boletos: $260 a $4490, disponibles en las taquillas del foro sin cargos extra y en el sistema Ticketmaster.

No hay comentarios: